domingo, 21 de octubre de 2012

BARRANQUILLA, CIUDAD DE DIVERSA GASTRONOMÍA.

Visitar Barranquilla no es solo contagiarse de la alegría de su gente, los hermosos atractivos turísticos para visitar y la belleza arquitectónica que ofrece a sus visitantes, sino también de una gastronomía deliciosa y variada, materializada en la cultura barranquillera.
La mezcla cultural y la influencia caribeña, aportan diversidad y sabor en la gastronomía , platos típicos como el sancocho de guandú con carne salada, la butifarra, los bollos de yuca entre otros sabores caribeños destacan lo mejor de los cocina costeña.


La cocina de Barranquilla y sus alrededores, como la mayoría de las regiones de América, surge del tremendo choque cultural que trajo consigo el descubrimiento de nuestro continente. La llegada del europeo, y posteriormente la del africano, produjo no solo el surgimiento de una nueva raza, sino alegres aires musicales, una cultura con rasgos muy particulares, novedosas formas de lenguaje y, por supuesto, la introducción de ingredientes desconocidos que dieron origen a una culinaria original. Los europeos nos legaron el ganado, los cerdos, las gallinas, el cilantro, el ajo, la leche, el arroz, las aceitunas, la cebolla, los cítricos, la caña y el trigo, sin los cuales no podríamos imaginar nuestra dieta diaria. África nos trajo el coco, el café, el mijo, el sorgo, el plátano, la calabaza, el melón, el tamarindo, el banano y el ñame. A su vez, América empezó a exportar al mundo sus muy variados productos, los cuales se integraron de inmediato a las preparaciones ya existentes, perfeccionándolas: La pizza, cuyos antepasados se preparaban con sangre de cerdo y miel, pasó a bañarse en las deliciosas salsas de nuestros tomates; el hierático maíz dio origen a la polenta; la señorial papa calmó el hambre de miles de europeos desplazando incluso al pan; y el alegre cacao se convirtió en la base de los más finos dulces. La cocina del Nuevo Mundo es, pues, un gran crisol de olores y sabores donde se combinaron felizmente los ingredientes de la América indígena con las viandas traídas de Europa, Asia y África, del que la gastronomía de Barranquilla es una muestra muy representativa. Sin más, que se sirvan los platos sobre las mesas.




Es preciso señalar, que Barranquilla ha carecido hasta ahora de una recopilación que comprenda las comidas verdaderamente arraigadas a nuestra historia y nuestras costumbres. Por lo tanto, consciente de que los barranquilleros estamos en mora de preservar la memoria culinaria de la ciudad, quise desarrollar un recuento honesto de nuestros platos populares, sin las distorsiones de los ingredientes gourmet que les añaden ciertos libros y sitios en Internet para darles un toque más internacional. En mi concepto, la cocina típica de una región no es otra que la que se prepara y se come a diario en los hogares de la gente común y corriente. Sin duda, nuestras recetas deben evolucionar hacia una proyección internacional mediante la incorporación de los ingredientes adecuados y su inevitable transformación. Pero si en ese proceso se confunde la esencia de nuestros platos, el resultado será su total distorsión, perdiendo más que ganando en sabor y confundiendo a quien los deguste. Para poder avanzar, pues, es necesario reconocer la sencillez de nuestros platos, la poca utilización de ingredientes gourmet, la escasa evolución de nuestras recetas y su nula proyección internacional, falencia de todas las gastronomías regionales de Colombia. 
Como las grandes ciudades del mundo, Barranquilla cuenta ya con una completa Guía gastronómica.


En Barranquilla se puede disfrutar de una variedad de arroces como son el arroz de lisa, el arroz de fríjol cabecita negra es otra de las delicias típicas de Barranquilla que se come acompañado con carne frita y ensalada de aguacate. Muy sabrosos también son los arroces de lentejas, de molleja, de cerdo, de atún, de sardinas, de queso, de salchichón, de ajo, de cebolla (cabezonas o larga), de ají, de ahuyama, de papa, de verduras, amarillo, de tomate, de plátano maduro, de zanahoria, de asadura (vísceras del cerdo o de la vaca guisadas o incluso fritas) y el incomparable arroz de fideos o de palito. Este último, preparado con fideos fritos que le confieren un sabor especial, goza de gran popularidad entre los barranquilleros, solo comparable con la del arroz de fríjol cabecita negra. También son muy apetecidos los arroces de pollo, de camarón y de chipichipi.

Por otra parte, Silvana Puello Visbal, directora del Comité Mixto de Promoción del Atlántico, habló para EL HERALDO sobre esta nueva publicación. “La Guía gastronómica es un proyecto que pudimos culminar este año con su lanzamiento. Se reunió en este documento una muestra de restaurantes de la ciudad y además la Guía cuenta la historia y la tradición culinaria de Barranquilla”. 

Este documento nace, según cita, “debido al creciente número de restaurantes de excelente calidad,  ubicados en sus localidades y en el área metropolitana de Barranquilla, que brindan  una oferta gastronómica que les permite a propios y extraños realizar la más variada y exquisita gira por todos  los sabores del mundo”. 
La Guía fue publicada con una atractiva presentación y un tamaño práctico para el bolsillo, que servirá para “orientar de manera precisa a turistas y residentes por ese nutrido territorio de delicias”. El proyecto fue elaborado con los más rigurosos criterios profesionales y mapas que lo ayudarán a elegir la ruta a la hora de ir en busca de alguna experiencia gastronómica.
El proyecto estuvo bajo la supervisión de la Secretaría de Cultura, Patrimonio y Turismo, con el apoyo de Afif Simán Slebi y contó con la asesoría de la Jefa Unidad de Patrimonio y Turismo, Mábel Zúñiga Carrillo. Como director gastronómico de la Guía estuvo Alex Quessep, en compañía del historiador Enrique Morales y la edición de Joaquín Mattos Omar.
La Guía está ilustrada por una amplia muestra de fotografías realizadas por Salwa Amashta,  que exponen los colores y sabores de los frutos y platos de la ciudad. Entre las curiosidades de la Guía cuenta con una reseña de la escritora Amira de la Rosa sobre las delicias del  bollo de yuca.

“La Guía contiene personajes, sitios turísticos y restaurantes ubicados por zonas en la ciudad. Este documento se convierte en un importante material de consulta para los amantes de la gastronomía”, expresó Silvia Puello, quien a través del Comité Mixto de Promoción del Atlántico, comenzó a promover a la ciudad en redes sociales, en la cuenta de Twitter: @visitBarranquilla, que trina a diario los eventos y agenda turística recomendada de la ciudad.
La Guía gastronómica será nuestra carta de presentación como ciudad en las principales ferias de turismo del mundo.
Puntos de distribución
Aeropuerto Ernesto Cortissoz
Plaza de la Aduana
Parque Cultural del Caribe
Museo de Arte Moderno
Hoteles
Agencias de Viaje
Embajadas
Consulado 
Ferias locales, nacionales e internacionales 
Ruedas de negocios de Proexport
Probarranquilla y en eventos de la Alcaldía de Barranquilla y Gobernación del Atlántico.



RESTAURANTES EN BARRANQUILLA

En nuestra ciudad hay variedad de Restaurantes en los que puedes encontrar desde sancochos hasta comida internacional. 

Algunos de esos reconocidos lugares son: 
  •  CLASSIC, llega a Barranquilla con un ambiente lleno de historia y tradiciones. Ubicado en el Centro Comercial Palmas Mall, nuevo en la ciudad, en la Cra 51 b con 82 con una gran variedad de platos mixtos y típicos de la ciudad. Su estilo es un homenaje a aquellas casas antiguas. Su techo es alto, digno de una casona, pisos de color blanco y negro, hechos en una exclusiva marmolería de antaño. El lugar, enmarcando la tradición histórica del lugar, presenta cuadros de la famosa fotógrafa Vivian Saad. El objetivo de classic es recordar aquellos platos preparados con amor por nuestros abuelos, ya sean fríos o calientes, fritos o asados, sentirnos orgullosos de nuestra cultura y cocina costeña.

  • LA CUEVA: Este sitio, declarado Bien Cultural de la Nación, fue el lugar donde los miembros del Grupo de Barranquilla, como Alejandro Obregón y Gabriel García Márquez, se reunían cotidianamente para crear y proponer nuevos estilos en las artes plásticas y las letras. En la actualidad es sede de una programación cultural permanente. 
    Hoy, La Cueva no es sólo un bar, restaurante común. Se trata de un orgulloso ícono local, nacional, universal, que reabre sus puertas para fortalecer las raíces de caribes y barranquilleros, congregar a personas que aman y sienten curiosidad por la cultura, informar entreteniendo, sin depender jamás de las brisas fugases de la moda, que mueven masas de un sitio a otro, como un cardumen de langostas.
    Pinturas  de Juan Antonio Roda, Noe León, Orlando Rivera, junto a la biblioteca de José Félix  y Alfonso Fuenmayor conforman con el video de El Ahogado un magnifico ámbito estético donde la gastronomía es en La Cueva verdadero campo de creación.




  • LA TIENDECITA, con el sabor de la comida popular barranquillera, abre sus puertas diariamente a primera hora  para ofrecer sus servicios de desayunos, almuerzos y cenas típicas costeñas. Reconocido por el delicioso sabor de sus fritos, chicharrones, chorizos, hayacas y demás platos a precios razonables. Es visitado permanentemente por personajes de la vida pública nacional. Su propietario, Monchi Blanco, exhibe varios álbumes que contienen fotografías de ilustres visitantes, en los que sobresalen presidentes de la república, reinas de belleza, deportistas, artistas y personajes de la farándula.




  • EL TREMENDO GUANDÚ, está muy lejos de ser un restaurante corriente, del montón que se encuentran en cada esquina barranquillera. El Tremendo Guandú es un verdadero museo de la Barranquilla de antaño, con sus personajes y las historias que invitan al viejo a recordar con añoranza y al  joven a desentrañar pasados y momentos.

  • LOS HELECHOS, En materia de comida típica, internacional y entretenimiento, Los Helechos es una buena opción. Los fines de semana en el Patio Show, ofrecen espectáculos con mariachis, música de cuerda, tropical, d.j., incluso imitaciones.               De lunes a jueves de 6:00 a 8:00 P.M. ofrecen coctel  de bienvenida. La bandeja paisa es el plato líder y predilecto, sin olvidar su completa carta de platos fuertes, y postres como el flan de caramelo y el napoleón.                                                                                  El techo alto, y sus muebles de madera, con un ambiente familiar y tradicional hace de los helechos una alternativa para almuerzos de negocios y fines de semana con la familia.


  • LA GRAN PAELLA, pocos restaurantes en Barranquilla  pueden decir que por sus mesas han pasado tres generaciones de clientes. El secreto para que la Gran Paella pueda hacerlo está en la atención. Un staff con más de 30 años de experiencia sabe perfectamente como crear la atmósfera que estas buscando. Si vas en plan de amor te ponen luz de velas; si la cosa es más familiar el ambiente es cálido y si la ocasión es de negocios te brindan la sobriedad y reserva del caso.
    En cuanto a la comida, la carta ofrece una amplia variedad de carnes, aves, pescados y arroces para todos los gustos, pero definitivamente la especialidad de la casa y recomendado es la Paella Valenciana.


    CONCLUSIÓN


    Para concluir podemos decir que por la trayectoria que tienen estos y otros restaurantes en la ciudad de Barranquilla, este tipo de empresas es muy factible, próspera y que mueve mucho la economía no sólo de aquí sino de todo el mundo, debido a que todas las personas sentimos la necesidad de alimentarnos, y si existen lugares con tan exquisitas propuestas para degustar, con mayor razón hay que probar; y nosotros como futuros administradores debemos ver en esto una oportunidad de crear empresa.